Blog

MANTENIMIENTO DE EQUIPOS MANISA

Consejos prácticos para evitar daños en la cadena del mástil

El mástil es una de las partes fundamentales en el funcionamiento de un montacargas, su función es la de recoger, elevar y colocar la carga en las estanterías seleccionadas.

Si el mástil se encuentra en mal estado no solo se dificulta el trabajo de carga y descarga, su inestabilidad puede dejar caer los materiales, sino que y poner en riesgo la seguridad de las personas con proximidad al equipo y la del operador.

Uno de los problemas más comunes es la falta de engrasa de la cadena, lo que ocasiona desgaste y fricción; reduciendo el tiempo de vida de la cadena, afectando otras partes como la polea.

Mantener las cadenas lubricadas es esencial para que el montacargas funcione adecuadamente y con seguridad.

Para mantener en buen estado la cadena de mástil, es importante mantener una frecuencia de mantenimiento ya sea cada 250 horas o de manera mensual. Una de las inspecciones es el desgaste sobre estiramiento que se ocasiona por temas de fricción, suciedad o por excesos de carga.

El mantenimiento que brinda Manisa incluye lubricantes directos del fabricante Crown, aplicados en la cadena para protegerla del desgaste y de las suciedades.

Para tener en cuenta las fallas de la cadena mástil, también utilizamos una herramienta para medir el desgaste o estiramiento. Si esta herramienta indica que existe un 3% de estiramiento, se debe reemplazar la cadena.